“Comunicación y Proceso Constituyente” una publicación de Le Monde Diplomatique

diciembre 13th, 2016 | Novedades Editoriales

Por

El presente conjunto de artículos es el resultado de la reflexión y el esfuerzo colectivo de personas y grupos que han abordado la democratización de las comunicaciones, y la necesaria definición de una Política Pública de Comunicación signada por la inclusión, diversidad, pluralismo y desde un enfoque de Derechos Humanos. Las ideas, conceptos y propuestas surgieron en un contexto nacional en que al menos, hay cuatro fenómenos gatillantes, a saber:

El “fin de un ciclo político” -como se ha denominado ha generado un ambiente de cuestionamiento, malestar y de demandas sociales, que han llevado a distintos actores sociales tanto a diagnosticar críticamente nuestra realidad como a realizar demandas concretas respecto a la comunicación, tal como aparece en las siguientes páginas. Por otro lado, los movimientos sociales se han transformado en actores políticos eficaces a la hora de impulsar el cambio social. Los estudiantes, mujeres, medioambientalistas, animalistas, activistas LGTH, pueblos originarios, entre otros, han puesto en cuestión las constelaciones de creencias e institucionalidad y han abierto un debate necesario e impostergable desde la dictadura. Así también han manifestado su disconformidad sobre las representaciones que han realizado los medios de comunicación hegemónicos, sobre sus repertorios de acción colectiva. Un tercer factor -propio del mundo de las comunicaciones- lo ha constituido las transformaciones tecnológicas producto de la digitalización y los consecuentes nuevos sistemas de regulación emanados desde la institucionalidad. Sin embargo, las leyes promulgadas no necesariamente reflejan las necesidades de democratización del sector. Finalmente, el debate abierto para generar una nueva Constitución ha llevado a transitar desde la reflexión crítica a la propuesta formal de un sistema infocomunicativo, que refleje y de cuenta de los cambios de la sociedad chilena en estos últimos lustros.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *